Líder mundial en tecnología fotográfica, la superpotencia asiática ha desarrollado rápidamente lo que llama “la red de cámaras de vigilancia más grande del mundo”. Los anteojos permiten a los agentes de policía tomar una fotografía de una persona sospechosa y luego compararla con imágenes almacenadas…